Franz Kafka

Libro destacado:
La metamorfosis (1916)

He leído en algún sitio que Kafka se descojonaba leyendo lo que escribía. Y no es para menos.
Su aspecto pálido y delgado y su salud quebradiza le devolvían del espejo una autoimagen que se le antojaba poco confiable, pero luego resultaba que a la gente le caía genial, sobre todo por su humor, que se adivina agudo.
Kafka esto lo sabía, igual que sabía que era un buen escritor. Sólo había llegado a publicar unas cosas cortas, pero la pulsión con la que escribió habla a las claras de alguien que ha encontrado una puerta al otro lado. Por eso cuando estaba en la cama a sabiendas que estaba disfrutando del final de su vida, le pidió a su amigo Max Brod que quemara sus libros, que nadie merecía disfrutar de su talento malogrado. Su amigo le dijo que sí, que no se preocupara. Pero una vez muerto pasó de cumplir con su palabra y comenzó a vivir de las rentas que los escritos de su amigo le darían.

Continuará…

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Antonio Peñalver Guillén.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a ionos que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad